Nuestro reto

Desde FAADA queremos elevar el grado de concienciación sobre la explotación del medioambiente, de las personas y de los animales para conseguir un mundo mejor.

Para lograr este cambio llevamos a cabo actuaciones en el campo educativo proporcionando a los maestros, profesores y educadores herramientas que fomenten entre el alumnado habilidades sociales como la empatía, la compasión y el respeto. Estas habilidades sociales, una vez adquiridas, pueden extenderse fácilmente al resto de relaciones interpersonales y en la interacción con otros seres vivos.

Propuesta educativa

La propuesta de FAADA se traduce en un programa de sensibilización sobre el respeto y la convivencia con animales de compañía. La metodología utilizada incide en dos cuestiones fundamentales: el desarrollo de la Educación Humanitaria a partir de la empatía aplicada a los animales más cercanos.

Trabajamos también para conseguir que el respeto a los animales sea promovido y declarado en el actual currículum escolar de la Generalitat de Catalunya así como en la Ley educativa vigente (LOMCE).

¿Cómo lo hacemos?

  • Formación de calidad al colectivo docente: a partir de cursos reconocidos y acreditados por la Generalitat de Catalunya para dotar a los maestros, profesores y educadores en general de las herramientas que permitirán facilitar a los niños la incorporación y el desarrollo de las habilidades sociales como la empatía, el respeto, la compasión y la responsabilidad, entre otras.
  • Formación a colectivos educativos no docentes: monitores de tiempo libre, educadores sociales, dinamizadores culturales, padres y madres, etc.
  • Planificación de estrategias educativas encaminadas a fomentar el respeto a los animales, el medio ambiente y los derechos humanos conjuntamente con las administraciones.
  • Creación de una plataforma nacional educativa de entidades que promueven el respeto a los animales, con unas líneas de actuación claras y consensuadas, siempre dentro de la acción educativa.
  • Colaborar con las administraciones y centros educativos para que dentro del marco escolar no se lleven a cabo actividades que sean contradictorias con el respeto a los animales o que fomenten el maltrato y la discriminación de los mismos.
  • Establecer un diálogo con editoriales de libros y revistas educativas para concienciar sobre los contenidos que publican, que promueven o normalizan el maltrato animal.
  • Realizar acciones directamente con los niños para empoderarlos y dotarlos de las herramientas que les permitirán decidir qué acciones ayudan y cuáles dificultan la convivencia y la vida en la tierra.